Monthly Archives: February 2012

Visita a la comunidad El Conchal, Isla Mondragón

Jacinto Morán es cangrejero y morador de El Conchal, una comunidad de aproximadamente 200 habitantes en la Isla Mondragón del Golfo de Guayaquil. Actualmente se desempeña como Presidente de la Cooperativa de Producción Pesca Artesanal El Conchal.

Jacinto Morán

Tuve la oportunidad de conocerlo durante una visita a su comunidad. Es un hombre tímido, de pocas palabras y con una voz muy baja. Sin embargo, todo lo que cuenta, lo dice con confianza como si hubiera tenido mucho tiempo de pensar en las palabras precisas para lo que quiere expresar.

Viene de una realidad muy diferente de Guayaquil y de cualquier ciudad. Su comunidad es una Isla de Manglar. El y sus vecinos viven (sobreviven) de la vida en el manglar. Es su alimento y es su sustento económico. Según Jacinto, “80% de los moradores son pescadores y cangrajeros”. Recalca que es la vida que siempre han llevado. Sin un horario fijo, ellos salen casi todas las mañanas en sus canoas a remo y a motor (a fines del año pasado, por gestiones de Don Jacinto, recibiero préstamos del Banco de Fomento para comprar motores, unos 8 cangrejeros ya los compraron, y unos 5 más están en trámites) en búsqueda de cangrejos, conchas y peces. En un buen día regresan con 2 o 3 planchas de cangrejo a la casa.

El Conchal

Al preguntarle sobre la significación de la veda para ellos, Jacinto me demostró el compromiso de su comunidad a la sosteniblidad de la pesca. Me contó que el y sus compañeros solo capturan los cangrejos de 7.2 cm, mientras que la talla legal, según la Subsecretaria de Pesca, es de 6 cm. Me dijo muy francamente: “6 cm es muy pequeño…. los cangrejos necesitan más tiempo para crecer”. Me hizo dar cuenta que, quien mejor para definir la talla pero las personas que literalmente viven de esta actividad, no la persona que lo estudia desde lejos sin vivirlo.

El Conchal es una de las comunidades participantes en un proyecto de USAID que se llama: Contribución al manejo y conservación de 3082 ha de manglar del sur de la Isla Mondragón, a través de la asistencia técnica para la participación y autogestión de las asociaciones pesqueras artesanales.

Las organizaciones cangrejeras artesanales de las comunidades del sur de la Isla Mondragón, incluyendo El Conchal, recibieron los 3082 ha de manglar en concesión en Agosto de 2010. Francisca Carcelen, Directora del Proyecto, me contó que uno de los requisitos para recibir la concesión del Ministerio del Ambiente era tener un Plan de Manejo para el uso sustentable del manglar. Este proyecto busca apoyar a las 4 organizaciones pesqueras en la implementación de los Planes de Manejo, y fortalecerlas a través de diversas actividades de capacitación, asistencia tecnica y acompañamiento.

Durante la visita, Jacinto me contó de las luchas diarias que enfrenta. Internamente, lucha para formar un grupo unido y externamente, lucha en contra de los cangrejeros que vienen de otras partes a capturar los especies indiscriminadamente. “Las canoas vienen de afuera. Vienen de Guayaquil, de Puna, y de otras poblaciones desconocidas. Hay que siempre estar pendiente…no sabemos si realmente respetan la hembra o la talla mínima. A ellos no les importa…en cambio a nosotros sí nos afecta.” Por último me contó de la triste realidad de la venta de los cangrejos en El Conchal. Los compradores vienen de afuera y aprovechan de la isolación y soledad de la Isla pagando menos de 50% del valor de la venta en Guayaquil.

Paisaje

Todos estos retos crean un riesgo para los manglares concesionados y por lo tanto, el trabajo de Jacinto como Presidente de la Cooperativa es muy importante. Con un año desde el inicio del proyecto, Jacinto cree que un cambio valioso ha sido la presencia y apoyo de la policia en la lucha en contra de la captura de cangrejos indiscriminada. También considera que poco a poco va logrando confianza de los miembros de la comunidad.

Considero que Jacinto es un hombre con visión. Me habló de sus planes para el futuro, no solo para la Cooperativa sino para la comunidad en general. Me contó sobre un nuevo muelle y la venta directa al Mercado Caraguay en Guayaquil. Su visión al futuro no solo mejora las condiciones de vida de los cangrejeros, sino a los niños de la comunidad. En sus palabras: “Lo que yo apunto como dirigente es que los niños tienen un buena educación para que en un momento dado, cuando ya no quieren ser cangrejeros o pescadores, pueden tener una vocación. A veces por cuestiones de estudio, (los adultos) no tienen como buscar otra vía para trabjar. Un poco de estudio es bueno para que los pescadores vayan cambiando y los niños ven otra mentalidad.”

Les agradezco a Francisca por la invitación a la Isla Mondragón y a Jacinto por su apertura a dejarme compartir un poco de su historia.